ExperienciasSudeste Asiático

ERRORES A EVITAR EN EL SUDESTE ASIÁTICO

En este post te voy a hablar sobre mis principales errores del viaje que hice al Sudeste Asiático a mediados de 2018.

Estuve dos meses y medio recorriendo 4 de los 11 países que componen la región: Indonesia, Camboya, Tailandia y Vietnam.

No quedarme más días en cada lugar

Me arrepiento por dos razones.

Primero, porque en gran parte de los lugares que estuve me faltaron cosas por hacer y conocer.

Algunas veces alcanzaba a recorrerlo todo pero demasiado apurada.

Si no vas con un itinerario definido, esto es algo de lo que no tienes que preocuparte. Pero si eres como yo, y prefieres reservar los alojamientos y comprar los vuelos con anticipación, te aconsejo averiguar y pensar bien el tiempo que le deberías dedicar a cada lugar (según tus preferencias).

Si te quedas más días en cada pueblo/ciudad obviamente vas a conocer una menor cantidad de lugares (y quizás países). Sin embargo, yo soy partidaria de “conocer bien” un país, que conocer tres “a la rápida”.

Por ejemplo, en uno de los lugares donde más me pasó esto fue en Tailandia. Alojé tres noches en cada una las cuatro islas que fui, y en todas me quedé con gusto a poco. Me habría quedado feliz 1 o 2 noches más en cada una, sobre todo porque me quedaron muchas cosas por conocer (por falta de tiempo).

Segundo, me arrepiento porque es muy cansador estar moviéndose constantemente cada 2-3 días (tiempo que estuve en casi todos lugares del Sudeste).

El primer mes estaba feliz cambiándome de pueblo; tomando ferrys, aviones y buses cada tres días. Sin embargo, al final del viaje ya no me sentía igual. Como ya estaba más cansada, me empezaron a dar ganas de quedarme más tiempo cada lugar en vez de tener que moverme tan seguido.

sudeste
Uluwatu, Bali, Indonesia

Confiar en el buen tiempo

Mi peor experiencia en el Sudeste la viví debido a que confié que en el buen tiempo. Perdí mi vuelo de vuelta a Sídney, y como consecuencia, tuve que comprarme otro que me costó casi el doble.

¿La razón? La última noche de mi viaje alojé en Gili Trawanganisla que queda a menos de una hora en speedboat de Bali.

Para no andar corriendo el último día, reservé un speedboat que regresaba a Bali (donde está el aeropuerto) a las 8:00 am. Mi vuelo era a las 7:00 pm, por lo que tenía tiempo de sobra para llegar.

Pero pasó lo que nunca imaginé. Los speedboats dejaron de funcionar por mal tiempo. Y la única opción que tenía para volver a Bali era tomar un ferry desde Lombok (isla al este de Gili Trawangan).

Eso fue lo que obviamente hice. El problema fue que entre que habían marejadas y eran tantos los ferrys que llegaban a Bali al mismo tiempo, que los puertos empezaron a colapsar. Mi ferry había llegado a Bali pero no me podía bajar. Y lo peor de todo, es que el capitán no se refería el tema, por lo que no sabía cuántas horas iba a estar encerrada en el barco.

En total, fueron 8 las horas que estuve esperando, sola y sin wifi, para bajarme del ferry. Cuando lo hice, mi avión obviamente ya había despegado.

Aunque lo mio parezca una historia muy rebuscada, el tiempo te puede jugar una mala pasada en muchos otros casos. Sobre todo para ir y volver a las islas cercanas a Bali, como por ejemplo, Nusa Penida (Indonesia). Si el tiempo está malo, te dirán a último minuto que no podrás ir ese día debido a que cierran los puertos.

Época del año

Evita ir en monzones o épocas de lluvia. No porque sea el Sudeste significa que siempre va a haber buen tiempo. Una cosa es que haga calor, pero otra es que haya sol y no llueva gran parte del tiempo.

Cada país tiene una época de lluvia distinta. Por ejemplo, en Tailandia, esta suele ser de junio a septiembre, mientras que en Indonesia, es de noviembre a marzo.

La diferencia se nota muchísimo. Yo he estado en Bali en mayo, julio y enero. En mayo y julio me tocaron casi todos los días preciosos y creo que me llovió una sola vez. En cambio, cuando fui en enero a Ubud, me llovió literalmente todos los días.

sudeste
Koh Lanta, Tailandia

Dar cosas por hecho

Me pasó en muchos casos que, por no averiguar bien cierta información sobre un lugar o actividad en el Sudeste, perdí tiempo, plata e incluso un vuelo.

Perdí un avión a Krabi (Tailandia) por no saber que en Bangkok habían dos aeropuertos: Suvarnabhumi y Don Muang.

Nos subimos a un taxi y le dijimos que nos llevara al aeropuerto. El taxista, en vez de preguntarnos a cuál íbamos, nos llevó a Suvarnabhumi, el Aeropuerto Internacional de Bangkok.

Sin embargo, cuando estábamos llegando a este, nos dimos cuenta que nuestro vuelo era desde Don Muang, aeropuerto desde donde despegan y aterrizan todos los vuelos de Air Asia.

Los dos aeropuertos quedaban a más de 40 kilómetros de distancia, y con el tráfico que había a esa hora era imposible alcanzar a llegar al correcto. Perdimos el vuelo, y tuvimos que comprar uno nuevo.

También me pasó que fui a un par de templos sin antes averiguar sus horarios, y al llegar me di cuenta que estaban cerrados. O que iba con shorts y a la entrada me decían que era obligación usar algo que te tape las rodillas.

En Siem Reap (Camboya), por ejemplo, fui a conocer el Angkor Wat (un templo muy famoso), creyendo que su entrada era barata; que no necesitaba ropa especial para entrar y que una tarde sería suficiente para recorrerlo.

Pero me equivoqué en todo lo que creía. La entrada costaba más del triple que la de los otros templos a los que había ido en el Sudeste; No podía mostrar mis rodillas, por lo que tuve que comprarme algo ahí; Y, era recomendable dedicarle dos días para conocerlo bien y recorrerlo entero. Me dio mucha impotencia no haber averiguado un poco más sobre el lugar antes de ir.

sudeste
Atuh Beach, Nusa Penida, Indonesia

Llevar mucha ropa

Siempre me pasa lo mismo. Cada vez que viajo termino arrepintiéndome de haber llevado tanta ropa. Normalmente termino usando el 30% de lo que llevo (o quizás menos).

Llevar mucha ropa al Sudeste es mucho peor que llevar mucha ropa a un viaje a Nueva York o a Punta de Cana, por la simple razón de que no paras de moverte de lugar.

Mientras menos ropa lleves, mejor. Sobre todo porque además es probable que allá te entusiasmes a comprarte una o varias cosas más.

Preocúpate eso sí de llevar algo que te tape los hombros y rodillas para cuando vayas a los templos.

También te recomiendo llevar un impermeable y un par de zapatillas.

2-5 kilos menos, ya sea en una maleta o en una mochila, hacen la diferencia. En el caso de que viajes con mochila, se te hará mucho más agradable llevarla cuando tengas que caminar largas distancias. Mientras en el caso de que viajes con maleta (como yo lo hice), se te hará mucho más fácil levantarla cuando andes por superficies en las que cueste arrastrarlas.

No me arrepiento de haber llevado maleta al Sudeste, pero sí de haber llevado una tan grande y pesada.

sudeste
Koh Phi Phi, Tailandia

No compartir más con la gente local

Esta es una de las cosas que más me arrepiento hoy, pero que en el minuto no me di cuenta.

En el Sudeste Asiático uno está siempre haciendo cosas. Ya sea conociendo playas, templos, museos, haciendo tours, bailando, etc. Y lo que me pasó a mí, es que me limité a compartir solo con las personas que viajaba o con otros turistas.

Aunque lo pasé muy bien, ahora siento que hubiera sido una experiencia mucho más enriquecedora si me hubiera involucrado más con la gente local de cada país que conocí. Y si hubiera aprendido más sobre sus creencias, costumbres y vida cotidiana; que son extremadamente distintas a nuestras.

No es lo mismo hacerle un par de preguntas a un taxista o al que te hace un tour, a instalarte una tarde entera a conversar con algún balinés o a tomar desayuno con un vietnamí.

Por otro lado, hacer un ritual de purificación en Bali sin saber muy bien de qué se trata o visitar tribu Kayan (donde las mujeres tienen el cuello largo) en Tailandia, pueden ser actividades muy entretenidas, pero creo no reflejan las verdaderas costumbres y vida cotidiana de la gente que vive allá.

Pese a que nunca lo intenté, estoy segura que gran parte de los locales estarían felices de contarle y/o mostrarle a un turista sobre su forma de vida.

sudeste


1 Comment

Escribe un comentario